jueves, 23 de mayo de 2019

Instinto


Titulo: Instinto
Título original: Instinto
Año: 2019
Duración: 45 minutos
País: España
Dirección: Teresa Fernández-Valdés (Creator), Ramón Campos (Creator), Gema R. Neira (Creator),  Carlos Sedes,  Roger Gual
Música: Lucio Godoy
Fotografía: Jacobo Martínez, Ricardo de Gracia
Reparto: Mario Casas, Ingrid García Jonsson, Silvia Alonso,  Óscar Casas, Jon Arias, Lola Dueñas,  Bruna Cusí, Miryam Gallego,Juan Diego Botto, Elvira Mínguez, Ahmed Boulane, Belén Fabra,  Alberto San Juan
Productora: Emitida por Movistar+; Bambú Producciones / Movistar+
Género: Serie de TV. Drama. Thriller | Erótico
Sinopsis: Marco Mur es un empresario de éxito que arrastra un trauma desde la infancia, lo que le provoca una serie de problemas a la hora de relacionarse con las mujeres. Para satisfacer sus instintos, Marco acude con asiduidad a un club privado de sexo donde los miembros pueden dar rienda suelta a sus fantasías más inconfesables. 
Trailér: https://www.youtube.com/watch?v=DojTA8wDFs8


CRITICA

"Instinto", es la nueva serie de Movistar+ y Bambú producciones, protagonizada por Mario Casas y comparada inevitablemente con "50 sombras", "Shame" o "Eyes white shut". Si es muy poco original pero que se la va a hacer, estamos hablando de España.Una serie venida como un thriller erótico, que se queda solo como en eso, como un intento. Pero lo erótico se antoja demasiado soft porn para señoras que van a misa y el thriller no aparece por ningún lado. La combinación es, cuando menos, ortopédica: en la espera entre polvo y polvo de un Mario Casas a lo Elon Musk, nos cuelan dos dramas el hermano con TEA, la madre que los dejó tirados de los que se entiende rápido el planteamiento pero no se ve hacia dónde quieren ir.


La promo engaña, no nos vamos a engaña (valga la redundancia); está serie podía haber sido algo más desmelenado, algo más loco y con mucho, mucho mas voltaje. Y eso que puedo entender y justificar cómo han enfocado la construcción del club privado: un ricachón iría a un antro más sórdido, más mugriento y más morboso (y sin señoritas tocando el contrabajo en combinación), pero aquí lo importante es crear una fantasía, verdadera o irreal, para el espectador (o espectadora). 

Un espectador que crea posible que si alguien va a un club de sexo, porque quiere ir más allá de la postura del misionero que encuentra en Tinder o porque tiene muchas “sombras” encima, se encontrará un neón que reza “Sex is art”.

Pero de que va dicha serie?.....
La historia va de un hombre, Marco ( Mario Casas) que, pese a una trayectoria laboral exitosa, está lleno de miedos, frustraciones, soledad, comportamientos patológicos y, sobre todo, carencias afectivas (opsss recuerda al señor Christian Grey, no?) y emocionales devenidas de una infancia compleja donde subyace el abandono. La relación complicada de Marco con los afectos, ha condicionado su personalidad adulta a la hora de relacionarse, empatizar y encontrar su lugar en el mundo produciéndole numerosos traumas envueltos en cuadros de origen ansioso/ compulsivo. La serie apuesta por el sexo como canalizador de los daños emocionales y psicológicos pero podría haber apostado por la adicción al juego, a las drogas o al alcohol. El sexo es comercialmente más atractivo y asegura a una audiencia ávida de placeres onanísticos. Ya nos avisan desde el principio con un desnudo integral y una escena masturbatoria colocando el sexo en el epicentro; pero seamos sinceros: a estas alturas, en pleno 2019, si a alguien le parece que esta serie tiene algo de 'alto voltaje', es que ha leído, visto y vivido muy poco. Se agradece el intento, pero no se consigue.

Había material de sobra para hacer algo potente, pero se ha quedado en un ' quiero y no puedo' insufrible, superfial, comercial y tan explícito en la forma que ha conseguido bajarme la poca líbido con la que contaba.






Y es que, en sociedades altamente hipersexualizadas, neoliberales, materialista, individualistas y capitalistas, el sexo tan solo es un producto que genera millones de visitas a las páginas porno a las que acceden compulsivamente personas con patologías similares a la del protagonista de esta serie. Es una pena que cueste tanto encontrar series y películas dónde se hable de sexo de verdad. Lo demás está ya excesivamente manido y calcado como para que pueda impresionarnos un par de escenas sacado de un panfleto con ínfulas de erótico Me parece interesante el concepto de la erótica del poder, las corruptelas físicas y éticas, el mundo de las emociones ante lo material, etc... pero solo se quedó en eso.



Lo mejor: Óscar Casas.
Lo peor.    Su historia demasiado dramática.


NOTA: 2/5

1 comentario:

  1. Le echaré un ojo que la tengo en plataforma pero solo por pura curiosidad. No creo que me enganche. Besos

    ResponderEliminar