viernes, 14 de diciembre de 2018

Spring Breakers


Titulo: Spring Breakers
Título original: Spring Breakers
Año: 2012
Duración: 94 minutos
País:  Estados Unidos
Dirección: Harmony Korine
Guion: Harmony Korine
Música: Cliff Martinez, Skrillex
Fotografía: Benoît Debie
Reparto: Selena Gomez, Vanessa Hudgens, Rachel Korine, Ashley Benson, James Franco, Heather Morris, Emma Holzer, Ash Lendzion, Josh Randall,  Gucci Mane
Productora: A24 / Muse Productions / O'Salvation / Annapurna Pictures
Género: Thriller. Drama | Drogas. Crimen. Adolescencia. Cine independiente USA.Amistad. Película de culto. Drama psicológico. Thriller psicológico
Sinopsis: Cuatro jóvenes estudiantes con ganas de mucha juerga acaban en la cárcel, tras ser sorprendidas en una casa llena de drogas durante sus locas vacaciones escolares de primavera (spring break). Pronto salen bajo fianza gracias a un joven traficante de armas y de drogas (James Franco) que ve en las chicas a unas potenciales delincuentes que podrían serle útiles.


CRITICA

"Spring Breakers" no es una película. Como "Drive", "Mulholland Drive", "Carretera perdida" o "Enter the Void", es una experiencia que cada espectador vivirá a su manera, que lejos de intentar contar un argumento tradicional busca crear una serie de sensaciones y emociones a través del poder de la imagen. Sus primeros cuatro minutos ya marcan el tono del film: vemos cómo en unas vacaciones de primavera (el "Spring Break" del título) un montón de adolescentes lo pasan bien en unos ambientes playeros, desfase puro y duro, una fiesta que no cesa y en la que todo es posible dentro -pero sobre todo fuera- de los límites.

Rápidamente entran en escena las protagonistas, tres adolescentes atrapadas en la rutina y una cuarta, interpretada por Selena Gomez, católica practicante aunque pareciera que no es el camino que desea seguir. Decir más del 'argumento' es innecesario porque todo es una excusa, porque "Spring Breakers" no es narrativa pese a tener un subtexto, es una metáfora llevada a sus últimas consecuencias que cristaliza el parecer de toda una generación actual en la que los iconos pop sobrepasan la propia realidad, se convierten en trending a diario en redes sociales y en torno a los cuales se crean auténticos círculos de seguidores.




Nima Nourizadeh nos mostraba en "Project X" cómo varios adolescentes montaban una fiesta aprovechando la ausencia de sus padres, llegando al absoluto desfase. Y si bien en aquella película el realizador no se atrevía a ir más lejos, forzando la moraleja, en "Spring Breakers" no hay tal cosa. Korine deconstruye todos los clichés posibles, el nihilismo más anárquico se apodera de la imagen y durante noventa minutos el espectador se mantiene en una nube, en trance, en éxtasis, mientras que la música e imagen se fusionan a la perfección. La elección de las protagonistas es perfecta, como ocurría con Robert Pattinson en Cosmopolis (David Cronenberg, 2012) para conseguir atrapar a esa generación actual apegada a sus iconos, de la misma forma que los únicos adultos que aparecen representados son claramente dementes. Las figuras paternas están desaparecidas; no son necesarias, ni siquiera las oímos.

Toda la experimentación formal de la filmografía de Korine se fusiona en "Spring Breakers" llegando al límite, consiguiendo crear -paradójicamente- su película más accesible pese a que pueda sufrir la ira de quienes sólo esperen un trabajo de encargo de fácil digestión. Su soberbia banda sonora, momentos memorables como el plano secuencia del atraco, el Everytime de Britney Spears al piano o todo el personaje de James Franco en si mismo, un Tony Montana 2.0. la acreditan como una de las experiencias cinematograficas -o audiovisuales- de 2012. Al final lo que Korine consigue es capturar este nuevo mundo sin discursos ni moralejas, yendo directamente a la raíz, filmando un viaje iniciático total, sin peajes. Superlativa y digna de verse en la pantalla de cine más grande posible. No deja indiferente.


Lo mejor: Su acabado visual.
Lo peor:   En determinadas ocasiones, puede parecer algo inmoral.


NOTA: 3,5/5

viernes, 7 de diciembre de 2018

Blackwood



Titulo: Blackwood
Título original: Down a Dark Hall
Año: 2018
Duración: 96 min
País: Estados Unidos
Dirección: Rodrigo Cortés
Guion: Mike Goldbach, Chris Sparling (Novela: Lois Duncan)
Música: Víctor Reyes
Fotografía: Jarin Blaschke
Reparto: AnnaSophia Robb, Uma Thurman, Isabelle Fuhrman, Noah Silver, Rosie Day,Kirsty Mitchell, Taylor Russell,  Victoria Moroles,  Jim Sturgeon,  Rebecca Front, David Elliot
Productora: Coproducción Estados Unidos-España; Fickle Fish Films / Nostromo Pictures / Temple Hill Entertainment. Distribuida por Lionsgate
Género: Intriga. Fantástico | Sobrenatural
Sinopsis: Cinco chicas problemáticas se ven obligadas a acogerse a un programa experimental de enseñanza, impartido por la enigmática Madame Duret (Uma Thurman) en el internado Blackwood. Pronto empiezan a mostrar talentos singulares que no sabían que poseían, y a tener extraños sueños, visiones y lagunas de memoria. Cuando la frontera entre realidad y sueño comienza a hacerse demasiado difusa, todas comprenden al fin el motivo por el que han sido llamadas a Blackwood. Aunque puede que ya sea tarde.
Trailér: https://www.youtube.com/watch?v=67bm--9Pnec


CRITICA


Llega a nuestras pantallas la última película del director gallego Rodrigo Cortés, quien en su cuarto largometraje se le empieza a ver un auténtico potencial para películas de gran presupuesto con producción americana. El que empezaba con una cinta de crítica social como era Concursante (2007), mostrara al gran público una película que a grandes rasgos era más experimental que otra cosa como Buried (2010) y que supiera manejar a un reparto repleto de estrellas en Luces Rojas (2012), hace ver en perspectiva que este director está a una sola película de dar el campanazo. ¿Esa película es Blackwood? Yo creo que no.



Kit, es una adolescente con problemas de actitud. Su madre, harta de su comportamiento la inscribe en un muy exclusivo internado. Ahí conoce a otras cuatro chicas con sus mismos problemas. Madame Duret las motiva para, ayudándose de los estudios, sacar lo mejor de si mismas y así ocurre al principio. Pero Kit sabe que hay algo raro en la velocidad de aprendizaje que están teniendo.La cinta, que es una adaptación de una novela de Lois Duncan, nos cuenta bajo una atmósfera gótica y oscura, y bajo un argumento de terror, la excesiva presión que se le ejerce a los jóvenes para ser siempre los mejores en su campo. La película pasa de puntillas sobre este tema, pero me parecía muy interesante los trabajos forzados que tienen que hacer las chicas 24 horas al día para mejorar sus habilidades, y cómo son rápidamente descartadas si no cumplen las expectativas que se les han impuesto. En cambio en Blackwood, tenemos una historia de pseudo-fantasmas bastante insípida e impersonal que no logra enganchar al espectador. Además el argumento pierde cualquier interés que el espectador pueda tener cuando se resuelve todo enigma y ves como, a parte de que nada tiene demasiado sentido es bastante estúpido.



Pero donde más duele es en el trabajo de Rodrigo Cortés, y es que es su trabajo el que logra salvar la película del desastre, su trabajo sobrio y elegante encaja perfectamente con la atmósfera y la fotografía (gran trabajo de Jarin Blaschke) pero todo se viene abajo con los malditos jump scares, ese recurso tan fácil como gratuito que las películas de terror mainstream de los últimos cinco años me han hecho odiarlos de manera visceral. En Blackwood hay un buen número de ellos, y aunque no es tan escandaloso como en otras cintas, se las podrían haber ahorrado todas ellas por innecesarias. Donde tampoco me gustó la dirección es en su último cuarto, una vez ya no hay misterio en el argumento la película se torna demasiado imprecisa, la cámara va de un lado para otro, ocurren demasiadas cosas en muy poco tiempo y su final, bastante ridículo, no deja un buen sabor de boca al espectador. Tal vez si durante la cinta nos se hubiera preocupado de que nos importen mínimamente los personajes, no sería necesario tanto fuego artificial para captar la atención.

En el reparto destaca la ya veterana Uma Thurman (Kill Bill, Pulp Fiction) con un peculiar acento francés que, una vez vista la cinta todavía no sé si quedó auténtico o ridículo. Buen trabajo de su protagonista AnnaSophia Robb (Charlie y la fábrica de chocolate), el único personaje que, con un poco de esfuerzo, puede llegar a interesar.La cinta tiene algunos aciertos, como decía, su dirección en los tres primeros cuartos de la cinta son para destacar, y celebro el nulo problema en matar a personajes que en otras películas sobrevivirían, pero es una cinta que no destaca por mucho más, no tiene mucho que resaltar ni ofrece una mirada original a nada. Tal vez tengamos la edad equivocada.


Lo mejor: La escena de la cortina.
Lo peor:   Todo lo demás.


NOTA: 2/5

martes, 4 de diciembre de 2018

Baby


Titulo: Baby
Título original: Baby
Año: 2018
Duración: 40 min
País: Italia
Dirección: Andrea De Sica,  Anna Negri
Guion: Isabella Aguilar,Giacomo Durzi,Antonio Le Fosse, Giacomo Mazzariol,Marco Raspanti, Romolo Re Salvador, Eleonora Trucchi
Fotografía: Stefano Falivene
Reparto: Alice Pagani, Benedetta Porcaroli, Ed Hendrik, Paolo Calabresi, Federica Lucaferri, Giuseppe Maggio, Riccardo Mandolini, Brando Pacitto,Claudia Pandolfi, Massimo Poggio,  Tommaso Ragno, Galatea Ranzi, Chabeli Sastre, Mirko Trovato, Lorenzo Zurzolo,  Beatrice Bartoni,  Francesca De Martini,  Isabella Ferrari
Productora: Netflix / Fabula Pictures. Distribuida por Netflix
Género: Serie de TV. Drama | Basado en hechos reales. Prostitución. Adolescencia
Sinopsis: Esta serie basada en hechos reales narra las vivencias de dos jóvenes de Roma que desafían las convenciones sociales en busca de la independencia y una identidad propia. Hartas de sus familias y de la escuela, dos chicas adolescentes de la zona adinerada de Roma se internan en el submundo de los bajos fondos de la capital italiana.


CRITICA

Serie bastante decepcionante en mi opinión, que alcanza un nivel de falta de credibilidad francamente desmesurado, y que creo que dejará insatisfecho y en general no gustará a la mayoría del público (incluso al adolescente). 




La trama relata las peripecias, aventuras y desventuras (sobre todo amorosas y sentimentales) de una serie de adolescentes que, pese a pertenecer a familias adineradas y tenerlo prácticamente todo, parecen encontrarse en un proceso de búsqueda de sí mismos que les llevará a hacer bastantes estupideces, gamberradas y/o actos de rebeldía, como buenos adolescentes que son (por tanto, hasta ahí todo bien). Sin embargo, creo que la serie pierde el norte (y mucho) al empecinarse en que los protagonistas nos resulten amables y no nos generen demasiado rechazo.

En este sentido, los chicos o personajes masculinos de la serie desde (prácticamente) el minuto 1 recurren al menudeo de hachís/marihuana (hasta el hijo del empastadísimo embajador del Líbano), parece que para sacarse unas perrillas (que probablemente no deben de necesitar demasiado, visto por ejemplo las fiestas que montan). ¿Por qué entonces recurren a ello? No parece que los creadores pretendan justificarlo en ningún momento...me valdría eso de que son un poco rebeldes sin causa, pero en ese caso deberían tratar de justificar un poco más al menos cómo esto puede acabar yéndosele tanto de las manos al protagonista masculino como para que de la noche a la mañana le pueda apetecer, sin más y sin motivo aparente, pasar a ser el esbirro de un mafiosillo (en serio, me parece también ridículo que a un chico de familia adinerada como él unas deudas aparentemente pequeñas le puedan también inicialmente meter en problemas con su dealer).

Pero es que las 2 protagonistas femininas también se las traen: ambas están bastante faltas de cariño y vistas sus situaciones familiares (además de su edad), podría resultar razonable y hasta realista que sientan necesidad de llamar la atención y de desmelenarse. Pero el momento en el que pasan a querer ejercer como escorts (tal vez sin ser del todo conscientes, es cierto) es realmente "lamentàbile", bastante gratuito y, en mi opinión, nada creíble. Se trata sin duda del aspecto de la serie más novedoso y polémico (incluso antes de su estreno ya había causado cierto revuelo) y con el que probablemente los creadores pretendían causar impacto, diferenciarse y aportar un toque de "realismo" a la serie, al inspirarse en la historia real de unas chicas romanas de 14-15 años de familia adinerada que salió a la luz en 2014: las cuales ejercían como chicas de compañía (y no sólo) para pagarse todos los caprichos caros que deseaban (ropa de diseño y de marcas caras, los últimos cachivaches electrónicos,...). Pero en la serie, creo que se equivocan (pero de pleno además) al no mostrar a las protagonistas como unas simples adolescentes caprichosas y materialistas (más en línea con la historia real), y empecinarse en presentárnoslas (más amablemente) como unas jóvenes que sufren de falta de atención y cariño y de una atormentada situación familiar (si bien en algún momento se irán de compras con el dinero que ganan, esto en ningún momento formará parte de sus motivaciones principales para hacer lo que tanto nos puede chocar que estén haciendo). Además, y como es obvio, ninguna de las 2 realmente necesita el dinero, aunque intenten medio colar (y con calzador) que una sí que hace frente a ciertas dificultades financieras (para pagarse el cole pijo por cierto, manda narices): pero es que incluso resulta que en el momento que se mete a escort en realidad ya había conseguido solventar sus carencias financieras (al menos en principio). Un despropósito en líneas generales vaya...Y creo que esto, además, chocará (y mucho) con la mayoría del público (incluso con el adolescente), que difícilmente conseguirá tragar con que estas niñitas ricas puedan querer recurrir a prostituirse prácticamente sin más: simplemente por el hecho de querer sentirse "grandes", importantes y deseadas. 





Los propios creadores reconocen que el parecido de sus personajes con las adolescentes escorts reales es más circunstancial que otra cosa y que el rasgo característicos de las chicas de la serie es la falta de amor y no el de querer financiarse caprichos caros. Pues bien, en ese caso, me pregunto si para introducir el tema de la prostitución "voluntaria" en adolescentes no habría sido más lógico escoger otro tipo de personaje: o bien chicas materialistas de verdad con deseos y aspiraciones de grandeza mucho más exacerbados (en línea con los hechos reales, aún a riesgo de que nos resulten menos agradables y nos generen mayor rechazo) o al menos chicas con una situación económico-familiar más modesta (aunque sea de clase media) que sí que hacen frente a deudas o dificultades financieras importantes (puestos a cambiar los hechos reales en que te inspiras a tu antojo, mejor cambiarlos bien ¿no?). Reconozco que soy bastante indocto en esto de las series de adolescentes, y por tanto no tengo demasiados elementos con los que comparar, y sí cierta inclinación a que este tipo de series no me gusten. Pero tengo la sensación de que una serie sobre adolescentes ricos no tiene por qué ser tan francamente poco creíble y contar con una trama tan pobre (The O.C., por ejemplo no la he visto, pero apostaría un riñón a que le sacaron bastante más partido). 

En resumen, se trata en mi opinión de una serie bastante floja, y cuyo defecto más notable radica precisamente en el aspecto con el que aspira a diferenciarse más. Pretende chocarnos con la polémica actitud y vivencias de estos adolescentes ricos, pero lograr al mismo tiempo que estos nos resulten amables, agradables y simpáticos. Y en este sentido, creo que deberían de haberse decantado o bien por una cosa o bien por la otra. Al igual que sus protagonistas, los creadores de la serie deberían de haberse aplicado el cuento, y no aspirar a querer tenerlo todo.
C'est comme ça la vie.


Lo mejor: La fuerza del personaje de Ludovica (Alice Pagani).
Lo peor:   La romantizacion de algo tan grave como la prostitución juvenil.


NOTA: 2,5/5

viernes, 30 de noviembre de 2018

Ligera como una pluma


Titulo: Ligera como una pluma 
Título original: Light as a Feather
Año: 2018
Duración: 23 minutos
País: Estados Unidos
Dirección: R. Lee Fleming Jr. (Creator)
Guion: Michael Reisz, R. Lee Fleming Jr. (Historia: Zoe Aarsen)
Música: Pieter A. Schlosser
Fotografía: Zach Salsman
Reparto: Liana Liberato, Harley Graham, Ajiona Alexus, John Churchill,  Andrew T. Lee, Peyton List, Dorian Brown, Haley Ramm, Brent Rivera, Jordan Rodrigues, Dylan Sprayberry,  Brianne Tju, Van White
Productora: Grammnet Productions / Awesomeness TV. Distribuida por Hulu
Género: Serie de TV. Thriller. Terror | Juego. Adolescencia
Sinopsis:  Las participar en un inocente juego, cinco amigas comienzan a morir en el orden que éste había predicho. Desconcertadas, las supervivientes se ven obligadas a averiguar por qué se han convertido en un objetivo y, lo que es más importante, si la asesina se encuentra entre ellas. 


CRITICA

Que la cadena televisiva "Hulu", nos ha traído series tan maravillosas como "El cuento de la criada" es un hecho, pero que también puede traernos series reguleras, como está pues también. 

La nueva serie de dicha cadena, se llama "Ligera como una pluma"  y si esto nos suena a la mayoría de adolescentes que vivimos en los 90 y que nos gustaban las películas de terror o en su defecto de suspense....estamos hablando de nada más y nada menos, que de Jóvenes y brujas (Andrew Flemming, 1997). Pues eso, la nueva serie de Hulu, de la película del 97 solo tiene está famosa frase, pues más parecer una copia regulera, pero eso si bastante entretenida; de la saga de películas "Destino Final" y un toque de "Chicas Malas". La historia comienza tras participar en un inocente juego, cinco amigas comienzan a morir en el orden que éste había predicho. Desconcertadas, las supervivientes se ven obligadas a averiguar por qué se han convertido en un objetivo y, lo que es más importante, si la asesina se encuentra entre ellas





Las protagonistas como en esta clase de films y series para adolescentes, totalmente distintos pero un cliché con patas, destacar la figura de la líder de esta serie coral: Mckenna Brady (Liana Liberato), una joven atormentada por la muerte de su hermana gemela, presa principal de la obsesión de Violet Simmons (Haley Ramm), la nueva vecina. 


Si hay un personajazo entre todas las chicas ese es sin duda alguna el de Violet Sinmons una maravillosa y desconocida Haley Ramm comienza desarrollando a un personaje antagonista, misterioso, pero a medida que avanza la ficción y se revela la trama esa oscuridad se va apagando, cabe señalar que la parte final de ‘Ligera como una pluma’ no solo recuerda al clásico brujeril ya mencionado, sino a otras series, la evolución de este personaje, extrayendo el elemento sobrenatural, recuerda a la miniserie de HBO, ‘Clique’, donde se produce una escena similar casi paralela en la que una protagonista visita a otra en el psiquiátrico. 


"Ligera como una pluma" también nos puede recordar un poco a "Pequeñas mentirosas", también está ahí, cincos amigas con una relación envidiable de cara al público, donde la joven adinerada y atractiva Olivia Richmond es la cabecilla. Sin olvidar la figura de Alex, el hilo conector de las chicas que para similitud con Emily Fields, es lesbiana. 






En conclusión, "Light as a Feather", es una serie regulera, tirando a mala pero como suele pasar, y a mi me pasas bastante con este tipo de género y pese a tener ya una edad a mi me encantan, me entretienen y me lo paso genial viéndolas. Y está con sus 10 capítulos y sus 23 minutos de duración, casi se hace demasiado corta. 

Si te gustan films, como el ya mencionado "Jóvenes y brujas" , "Destino final" y serie como "Pequeñas mentirosas", todo ello mezclado con toque sobrenaturales, está es sin duda alguna tu serie. Yo ya espero la segunda temporada.


Lo mejor: Violet Sinmos (Haley Ramm).
Lo peor:   Nada nuevo bajo el sol, está todo ya muy visto.


NOTA: 2,5/5