jueves, 17 de enero de 2019

Reseña "La otra Bolena"

Titulo: La Otra Bolena
Titulo Original: The Other Boleyn Girl
Autor: Philippa Gregory
Saga: si/(2º Saga Los Tudor)
Año de publicación: 2001
Nº de páginas: 684 páginas
Edición: Tapa blanda
Sinopsis: Dos hermanas luchando por el amor de un rey. María Bolena tiene apenas catorce años cuando inicia un romance adúltero con el rey Enrique VIII. Esta relación durará varios años y fruto de ella nacerán dos hijos. Sin embargo, las cosas cambian cuando su astuta y perversa hermana Ana pasa a ser confidente y consejera del rey. Poco a poco también logrará convertirse en su amante y tramará un plan para deshacerse de la reina Catalina de Aragón. En esta fascinante novela ganadora del premio Parker, la novelista inglesa Philippa Gregory reconstruye un episodio poco a poco conocido de la vida Ana Bolena: la feroz rivalidad que hubo entre ella y su hermana por conquistar el corazón del rey Enrique VIII. Con gran rigor histórico, la autora nos transporta a los elegantes escenarios dieciochescos y nos sumerge en las pasiones de unos personajes perdidos entre sus sentimientos más íntimos y su ineludible papel social. 

"La otra Bolena", es otra de las más que maravillosas novelas de la escritora inglesa Philppa Gregory, historiadora y especialista en la época Tudor. Está novela se centra en los primeros años de Enrique VIII, su matrimonio con Catalina de Aragón y sus constantes infedelidades. Uno de los episodios más conocidos es su relación, con las dos hermanas Bolena, la más conocida Ana y quizás la menos conocida su hermana María. Una rubia, otra morena, una demasiado moderna para su época la otra más casera y entrañable. Pero está no es la historia de Ana, ya conocida por todos. Está es la historia de su hermana María.


María Bolena (1499-1543) fue según los registros de la época la mayor de los tres hermanos, hijos de un acaudalado diplomático con muchas ansias de subir en la escala social. Al igual que su hermana Ana, ambas se educaron en la corte francesa al servicio del rey Francisco I y su esposa Claudia, y después con la hermana del rey Enrique VIII, la princesa María Tudor quién se traslado a Francia, para su matrimonio con Luis XII,pero mientras Ana destacaba en las letras, su hermana María lo hacia en belleza, por lo que no tardo en llamar la atención del rey francés que no tardo en convertirla en su amante, eso si, por orden de su padre, que quería, que sus hijas ascendiesen lo máximo posible en la escala social, mientras él obtenía, los máximos privilegios que un hombre en esas circunstancias puede tener. Se dice que Francisco la describió como  "una gran puta, la más infame de todas", muy bien todo.Cuando su relación con Francisco terminó, María se embarcó, supuestamente, en muchas relaciones amorosas, que tarde o temprano condujeron a su despido de la corte francesa y a su regreso a Inglaterra.




Al volver a Inglaterra, María volvió a la cama de otro rey, está vez la de Enrique VIII, con la que se dice tuvo dos hijos, aunque María estaba casada con William Carey, por eso se duda de la paternidad de los niños. La aventura del rey con Maria, duro unos años hasta que su hermana Ana, "se metió" por medio, y sin duda Enrique se volvió loco por ella. Después de la aventura con el rey, María se caso en segundas nupcias William Stafford, muriendo a la temprana edad de 40 años. En conclusión, "La otra Bolena", es una novela sobre traición, poder, quizás amor y familia. Sin duda alguna no tardare en leer sus continuaciones.




NOTA: 4/5

miércoles, 16 de enero de 2019

La tierra de las mareas


Titulo: La tierra de las mareas
Título original: Tidelands
Año: 2018
Duración: 45 minutos
País: Australia
Dirección: Stephen M. Irwin (Creator), Leigh McGrath (Creator), Nathan Mayfield (Creator), Tracey Robertson (Creator),  Toa Fraser,  Emma Freeman,  Catriona McKenzie, Daniel Nettheim
Guión: Stephen M. Irwin
Fotografía: Bruce Young, Robert Humphreys, Katie Milwright
Reparto: Charlotte Best, Elsa Pataky, Dustin Clare, Mattias Inwood, Aaron Jakubenko, Madeleine Madden, Finn Little, Peter O'Brien, Marco Pigossi, Bianca Saul, Dalip Sondhi, Jet Tranter,  Brad McMurray, Zoe King, Sam Conway, Hunter Page-Lochard, Jacek Koman, Michael Vice
Productora: Hoodlum Entertainment. Distribuida por Netflix
Género: Serie de TV. Drama. Fantástico | Miniserie de TV
Sinopsis: Cal McTeer (Charlotte Best) es una joven que, tras pasar diez años en un reformatorio, regresa a su casa en Orphelin Bay, un pequeño pueblo pesquero. Cuando el cuerpo de un pescador local aparece en la costa, se descubre la relación clandestina del pueblo con el contrabando de drogas. Cal debe descubrir los secretos que guarda la ciudad mientras investiga a un peligroso grupo de marginados, mitad humanos, mitad sirenas, que viven en un rincón escondido de la bahía protegidos por la misteriosa y atractiva Adrielle Cuthbert (Elsa Pataky), la líder del grupo, que hará cualquier cosa para proteger a su gente. 



CRITICA

"Tidelands" o "La tierra de las mareas" es la primera producción australiana en llegar a la plataforma digital Netflix. La primera y como sigan así, la última porque está serie no hay por donde cogerla, una serie que oscila entre convencional, lo ridículo y las tramas que se vienen venir desde lejos. Convencional porque no pasa, de ser un mero culebrón con algún que otro toque sobrenatural de lo más rancio. Un pueblo perdido de Australia donde todos ocultan secretos. Allí deben convivir los habitantes humanos con los Tidelanders, osea, sirenas (y sirenos) que viven auto-marginados  y controlan el tráfico de drogas. Dirigidos por una reina, Adrielle Cuthber. son inmortales y llevan desde siempre en Australia, aunque yo no me explico como llevando desde siempre en Australia no son aborígenes, sino todos ellos muy blancos. 

Para distribuir la droga usan a una banda de delincuentes humanos dirigidos por Augie McTeer. Todo cambia cuando su hermana, Cal McTeer, termina de cumplir condena y llega al pueblo.




Ridículo y absurdo, porque todos se enrollan con todos, así sin sentido, sin venir a cuento, como que no quiere la cosa. Pataky, es terrible que raro no, no hay gesto, ni actitud solo se pasea por ahí, con vestidos escotados y ligeros, como si hubiese salido del mar, aunque eso siempre bien mona. Hay tantas referencias al sexo, que el guionista no tiene miedo a caer en ridículos como ver al matón de Cuthber, un tuerto de mirada atravesada, lanzarse de repente a morrearse con el bigotudo y viril policía corrupto. Y por si esto fuera poco, y como ya he comentado antes, también hay una trama de drogas (que raro no, nunca lo habíamos visto antes). También destaca la trama de la recién llegada y desconocedora de su pasado Cal Macteer, ex-presidiaria y de orígenes sirenos. Y más y más tramas absurdas, policía corrupto que tras descubrir el cadáver mutilado de un hombre al comienzo mismo de la serie se limita a no dar parte y hacer como si nada pasase. Pero vamos, que es Australia, no Arabia Saudí.



Es que no hay nada bueno en la serie, salvando las bonitas estampas de los paisajes australianos. Pero lo peor, lo peor de todo sin duda alguna es Elsa Pataky, una "actriz", que mal interpreta. La "señora de Thor", más conocida por ser mujer de...que por sus dotes en el arte de encantar al público. 

Como es muy delgada y diminuta, la serie se limita a mostrarnos planos de ella de cintura o rodilla para arriba, escotazo para desviar la vista y las atención del espectador masculino, y tapar el error de casting al elegirla para el papel de la mala malísima de toda vida con una fuerza descomunal, vamos que ya sabemos que hace mucho ejercicio, y que está muy, pero que muy buena. Ni los malos, malísimos, ni los humanos, ni nada de nada, porque como ya he comentado antes, no hay nada bueno en está serie, bueno quizás los paisajes de la bella y lejana Australia, y casi ni eso. Ni los cuarenta minutos que dura cada capítulo, ni los ocho capítulos que componen está serie, la salva. Hay rumores de segunda temporada, y sinceramente espero, que sea mejor que está porque hay materia para hacerla mucho mejor, bueno no hace falta mucho, solo mejor.



Lo mejor: Los paisajes australianos.
Lo peor:   Todo lo demás.


NOTA: 0,5/5

viernes, 11 de enero de 2019

El bosque de los suicidios


Titulo: El bosque de los suicidios
Título original: The Forest
Año: 2016
Duración: 93 min
País: Estados Unidos
Dirección: Jason Zada
Guión: Nick Antosca, Sarah Cornwell, David S. Goyer, Ben Ketai
Música: Bear McCreary
Fotografía: Mattias Troelstrup
Reparto: Natalie Dormer,  Taylor Kinney,  Yukiyoshi Ozawa,  Eoin Macken,  Rina Takasaki, Kikuo Ichikawa,  Noriko Sakura,  Yûho Yamashita,  Stephanie Vogt,  James Owen, Nadja Mazalica,  Terry Diab
Productora: Gramercy Pictures / Lava Bear Films
Género: Terror. Thriller | Sobrenatural
Sinopsis: Sara es una chica estadounidense que busca a su hermana gemela desaparecida en el bosque Aokigahara, a los pies del Monte Fuji en Japón. A pesar de las advertencias de todo el mundo para que no entre en el bosque, la joven acaba yendo para descubrir la verdad sobre lo sucedido y averiguar el destino de su hermana. Sin embargo, se tendrá que enfrentar a almas atormentadas y muertos que se aprovechan de cualquier persona que vaga por ese bosque.


CRITICA


No es nada habitual encontrarse dentro del género de terror con una película que esté por encima de las expectativas. 

Al revés, la inmensa mayoría sucumben a la mezcla destructiva que resulta de un bajo presupuesto, unos actores de bajo perfil y sobre todo una dudosa historia. Como se estarán imaginando ‘El bosque de los suicidios’ está por pleno derecho dentro de éstas últimas, consolidándose como una de las peores películas de lo que llevamos de año. La película además incurre en multitud de problemas, los cuales su director el novel director de videoclips y experto en marketing digital Jason Zada– no ha sabido solventar a pesar de en esta ocasión sí tener una historia y una ubicación con potencial más que suficiente: el bosque de Aokigahara.





Antes de adentrarse en el calamitoso cúmulo de errores que hacen del film una pérdida de tiempo, es interesante al menos ahondar en la historia de Aokigahara, lugar que sí merece la pena detenerse por unos instantes. El bosque de Aokigahara está ubicado en Japón al noroeste del Monte Fuji, sobre una cama de sedimentos muy fértiles gracias a las antiguas lenguas de lava que durante siglos expulsó el volcán. Ya desde los más antiguos escritos y poesías que recorren la mitología japonesa se dotaba al bosque de un encantamiento y maleficio que provocó que sobre él mismo se creara un aura de misticismo inigualable. Dicha leyenda se incrementó tras la época feudal japonesa, cuando las hambrunas y enfermedades asolaban la población y recurrían al bosque para abandonar a los más débiles, niños y ancianos, quienes tendrían más complicado sobrevivir ante tan complicada situación. Ya desde principios del siglo XX el bosque era uno de los lugares preferidos por los nipones para morir (Japón es el país del mundo con mayor número de suicidios) algo que para más inri se fomentó tras la exitosa novela del prestigioso escritor japonés Seicho Matsumoto, El negro mar de árboles, en la que uno de sus protagonistas se adentraba en el bosque para morir. El bosque ha aumentado su popularidad e incluso se sitúa como uno de los sitios con mayor número de afluencia de turistas, un lugar siniestro con un aura especial en el que la ausencia de animales y la escasa luz provocan que domine en él una extraña sensación de calma, casi mágica. Hoy día los visitantes que allí entran cuentan cómo sorprende ver la cantidad de restos, cuerdas y cordones para no perderse así como una gran cantidad de carteles que animan a no suicidarse y a pensar en las familias. ¿No me dirán que no hay una gran materia prima para realizar un trabajo más que notable?

Protagonizada por Natalie Dormer más popular por la serie Juego de tronos y por su azulada mirada felina que por sus dotes interpretativas y por Taylor Kinney modelo y actual pareja de la rareza humana llamada Lady Gaga, la película tiene un comienzo esperanzador: Sara (Dormer) recibe una llamada que le indica que su hermana gemela Jess ha desaparecido al adentrarse en el bosque Aokigahara, algo que motivará a la protagonista a viajar hasta Japón con el único objetivo de encontrar a su hermana, fundamentalmente con vida, a pesar de los riesgos que la empresa pudiera conllevar. Sara decidirá introducirse en solitario en el bosque con la esperanza de encontrar indicios sobre su hermana, momento en el que conocerá a Aiden (Kinney), un reportero que le animará a acompañarlo juntoa un guía del bosque. Ya dentro de Aokigahara, Sara se encontrará con Michiko y restos de la tienda de su hermana. A partir de ahí empezará un juego de misterio y yüreis (fantasma según la mitología japonesa) que harán que la protagonista dude de lo que ve y siente.

La película utiliza el flasback a medida que la historia se va desarrollando, algo que ayudará a entender levemente la relación entre las gemelas y el pasado familiar y a su vez tratar de entender los motivos que llevaron a Jess a adentrarse en tan siniestro bosque. El problema del film radica en la desgana y poca intensada con la que está rodada, algo que a pesar de su temática la hace morosa en gran parte de su desarrollo. Dormer trata a través de su mirada y gestualización provocar la empatía y el temor en el espectador, sin embargo lo tibio del libreto y la falta de chispa emocional en varios momentos clave de la película provocan la ausencia total de interés en el devenir de la trama. La banda sonora, realizada por Bear McCreary (habitual de series como Battlestar Galactica, The Walking Dead o Da Vinci’s Demons) es de manual, aprovechándose de los clásicos sonidos huecos y susurrantes para potenciar la tensión de las secuencias, algo que logra parcialmente dada la poca intensidad y el sinsentido en muchas de las decisiones que la protagonistas va tomando en el transcurrir del film.

En definitiva una película de muy pobre resultado, con una filmación excesivamente clásica de cine de terror con fantasmas en la oscuridad, con poco riesgo e innovación y donde tan sólo me complace moderadamente cierta resolución final. Dormer pone todo de su parte en un producto vacío a pesar de la historia y del propio bosque, un lugar con historia sobre el que no es la primera película que se filma: en él se desarrolla lo último de Gus Van Sant (The see of trees) con McConaughey, Watanabe y Naomi Watts, estrenada a concurso en Cannes 2015 y al parecer con también un pobre resultado; amén de la versión japonesa de Tomoyuki Takimoto en 2004 y llamada Ki no Umi.

Deficiente debut de Jason Zada, quien deberá de ofrecer mucho más en su próximo film si quiere ganarse la vida como realizador de largometrajes. 


Lo mejor: El suspense inicial. La resolución.
Lo peor: Todo lo demás. La falta de intensidad de toda la narración.


NOTA: 1/5

miércoles, 9 de enero de 2019

Tell me a story



Titulo: Tell me a story
Título original: Tell me a story
Año: 2018
Duración: 52 minutos
País: Estados Unidos
Dirección: Kevin Williamson (Creator), Liz Friedlander, Mark Tonderai, Adam Davidson, Solvan Naim,  John Scott,  Millicent Shelton,  Jeff T. Thomas,  Craig Zisk
Guion: Kevin Williamson, Eduardo Javier Canto, Ryan Maldonado (Historia original: Marcos Osorio Vidal)
Música: John Frizzell
Reparto: Paul Wesley,  Kim Cattrall,  Billy Magnussen, Danielle Campbell,  James Wolk, Dania Ramirez, Sterling Knight, James Maslow,  Austin Butler, Elizabeth Blackmore, Paulina Singer,  Dorian Missick, Sam Jaeger, Chris Brochu, Lindsay Pearce,James Martinez,  Zabryna Guevara,  Kurt Yaeger, Dan Amboyer, Justine Cotsonas, Tonya Glanz,  Sanjit De Silva, Kim Brockington,  Lynn Marocola, Quincy Chad, Melvin Lima,  Luke Guldan,  Davi Santos
Productora: Kapital Entertainment / Outerbanks Entertainment. Distribuida por CBS All Access
Género: Serie de TV. Aventuras. Fantástico. Thriller | Cuentos
Sinopsis: Remake americano de la serie mexicana "Érase una vez" que aborda cuentos infantiles clásicos desde una perspectiva realista y modernizada. Ambuentada en el Nueva York actual, la primera temporada mezcla "Los tres cerditos", "Caperucita Roja" y "Hansel y Gretel" en una sola trama.
Trailér: https://www.youtube.com/watch?v=hho5QpcNfxk



CRITICA


"Tell me a story" , es el remake americano de "Cuéntame un cuento", la serie española producida por Cuatro Cabezas y emitida en España en el año 2014. Aquí el encargado de dirigir y crear está historia no es otro que Kevin Williamson creador entre otras de grandes taquillazos como la saga "Scream", "Secuestrando a la Srta. Tingle" o en televisión "Dawson Crece", o más recientemente "The Following".

Ambientada en el Nueva York actual, el director coge como referencia tres cuentos clásicos: "Los tres cerditos", "Caperucita Roja" y "Hansel y Gretel", tres cuentos de hadas que aquí dan una total vuelta de tuerca convirtiéndose en auténticos cuentos dignos del mismo Poe. Tres historias que se entrelazarán entre ellas, haciendo que los protagonistas crucen sus caminos.



El primero de los cuentos se centra en la historia de "Los tres cerditos", tres atracadores (Paul Wesley. Michael Raymond- James y Dorian Missick) de poca monta, que un buen día deciden coger las armas y dar el golpe de su vida en una joyería de lujo, obteniendo así un botín de más 2 millones de dolares en auténticos diamantes sin pulir). Pero no todo saldrá como esperaban, pues el atraco resulta con dos muerte un guardia de seguridad y una joven que acudía a comprar un anillo de compromiso. Pero como en el cuento, los tres cerditos tendrán un enemigo que les perseguirá hasta acabar con ellos ese lobo enfadado será nada más y nada menos, que el futuro marido que acaba de perder a su esposa, Jordan Evans (Jimmy Wolk) quién no parara hasta obtener su sangrienta venganza.



Otra de las historias que tenemos entre estos cuentos es la de Caperucita en la que veremos a una joven adolescente que tras perder a su madre en un trágico accidente y mudarse a Nueva York por el nuevo trabajo de su padre. Kyla es una joven bella y rebelde, decidida a hacer lo que quiere con su vida, ignorando los consejos de su padre y de su abuela. Un buen día y en una discoteca conoce a un atractivo joven (Billy Magunsen) la chispa no tardará en surgir entre ellos, hasta que la sorpresa llega el atractivo joven resulta ser nada más y nada menos, que su profesor....pero para él Kayla no solo será un rollo pasajero sino una auténtica obsesión. Pero si tengo que escoger entre las tres historias sin duda alguna me quedo con las de los dos hermanos, Hannah (Dannia Ramírez) y Gabe (Davi Santos), dos hermanos que está vez y al contrario que en el libro infantil, aquí hay un intercambio de papeles entre los dos hermanos, siendo Hannah (Hansel) la fuerte de los hermanos y Gabe (Gretel) puede, que quizás el más débil, la vida de estos dos hermanos cambiará por completo cuando, ocurre un terrible accidente y ambos tiene que huir, eso y una bolsa con más de 2 millones de dolares les hará vivir una aterradora aventura que pondrá en peligro sus vidas. 



Y con estos tres cuentos finalizamos la primera temporada de está, aterradora y retorcida manera de ver los cuentos clásicos, unos cuentos que dejan a un lado, lo de "de hadas...."convirtiéndolos en cuentos dignos del mismo Poe. En conclusión, "Tell me a story", no es una serie buena, pero si es una serie que gusta y que entretiene, una serie que hace que todos aquellos que hayamos leído los cuentos clásicos, los veamos aquí de otra forma. Yo ya quiero ver la segunda temporada.



Lo mejor: Las referencias a los cuentos a lo largo de los 10 capítulos que componen la primera temporada.
Lo peor: Unos personajes, que no hay por donde cogerlos.


NOTA: 4/5